la selva. rio napo y amazonas segunda parte

canoas que abundan por estos lugares, es el medio de transporte mas imoprtante del lugar

canoas que abundan por estos lugares, es el medio de transporte mas imoprtante del lugar

Bueno les sigo contando la segunda parte de esta historia por la selva. Ya en Pantoja en donde nos quedamos dos días. Acá averiguando cuando viene el barco para partir a Iquitos, con cada persona que hablamos nos decía algo diferente, nosotros llegamos el 10 de julio y nos decían que el barco llegaba en seis días, otros en dos días, y algún que otro nos decía que llegaba recién el 22 de julio pero se quedaba para las fiestas patrias del Perú y recién salía el 2 de agosto, por lo que era muchísimo tiempo de espera, ya que esta era la verdadera información, en este momento estuvimos a punto de volver atrás, pero después apareció como arte de magia, el mayor del ejército B.A.A. (batería de artillería antiaérea) y nos ofreció hospedarnos en su cuartel, ahí nos quedamos unos tres días compartiendo la vida diario de los soldados peruanos, la mayoría todos jóvenes que viven cerca del lugar, comiendo lo que ellos comían, arroz, arroz y mas arroz, pero bien no me quejo buena onda, vimos la final del mundial y después por fin un buen futbol, entre los soldados mas yo.

Aprendiendo la vivencia del ejército peruano, viviendo el día a día con ellos se aprende muchísimas cosas, su humildad, su tranquilidad, su sencillez. Ahí conocimos a tacacho, al burro, el teniente, todas muy buenas personas que nos trataron muy bien en nuestra estadía en el cuartel. Además nos hicieron conocer los alrededores del lugar y nos presentaron a domingo, un chaman del lugar, que nos limpio a los tres viajeros, mercedes, Paula y yo, hablamos con él le contamos lo que estamos haciendo y lo que queremos hacer en el futuro, nos  aconsejo nos dijo las palabras que necesitamos escuchar  y nos hizo una limpieza del cuerpo para estar bien en cuerpo y en espíritu.

Pero bueno estando unos días acá está muy bien, aunque ya queríamos partir, al no haber mucho que hacer,  al no tener Paula tanto tiempo de viaje, ya que ella tenía tiempo de vuelta para argentina, ya nos queríamos ir para de una vez llegar a Iquitos, que nos iba a costar bastante llegar ahí.  Averiguando un poco nos enteramos que partía desde Pantoja una lancha de una petrolera hacia campo serio, por lo que nos acercaría un tramo en nuestra aventura de llegar a Iquitos, nos dejo en una pequeña comunidad, porque nos hizo un favor en llevarnos hasta ahí pero no nos podía dejar en campo serio porque no debían saber sus jefes que nos llevaban ya que fue un poco de contrabando, haciéndonos un favor pero sin que se entere el jefe.

el increible paisaje que da la natureza.

el increible paisaje que da la natureza.

despues de la lluvia una belleza en el cielo aparece para poner el toque de brillo que le falta a un lugar maravilloso dominado por la naturaleza.

despues de la lluvia una belleza en el cielo aparece para poner el toque de brillo que le falta a un lugar maravilloso dominado por la naturaleza.

Hablamos con la gente de la comunidad para que nos lleven en peke hasta campo serio, por lo que llegamos y los instalamos en el patio de una tienda armando nuestras carpas, y dormimos esa noche ahí. Al otro día partimos temprano hacia Santa Clotilde, en peque ósea en un viaje que duraría todo el día, que al final duro día y medio, acá se sumo Fernando, que venía de trabajar en ecuador y se iba para Iquitos, y también severo, un carpintero talador de arboles en la selva. Entonces en el peke estábamos viajando: mercedes, Paula, Justino y su esposa, fernando, severo y yo. Todo una junta, como la famosa frase ¨Dios los cría… y ellos se juntan¨.

una casa de campo serio...

una casa de campo serio...

En el camino a santa Clotilde nos paso que Justino estaba arreglando el motor del peque y cuando lo quiso encender no se dio cuenda que tenia la rodilla muy cerca del motor por lo que se lastimo cortándose un  poco la rodilla. Esto hizo que nos demoráramos un poco para llegar a santa Clotilde, por lo que tuvimos que parar en un pueblo llamado Argentina, como para sentirnos más cerca de casa, hablamos con una familia del lugar, nos instalamos en su casa armamos campamento y esa noche dormimos ahí, para ver si por fin al otro día podíamos llegar a santa Clotilde,  por lo que partimos temprano, y al cabo  del mediodía llegamos por fin al pueblo tan buscado, fue un alivio llegar a esta ciudad ya que desde acá teníamos rápidos hasta mazan todos los días, desde acá ya se nos hacía mucho más fácil poder llegar a Iquitos. Y acá nos quedamos dos días más, viendo cómo podíamos hacer para viajara a Iquitos, pero ya mucho más relajados a la espera de algún barco o rápido que nos lleve a la ciudad más esperada en este viaje.

los ninños del lugar siempre curiosos a la llegada de turistas.

los ninños del lugar siempre curiosos a la llegada de turistas.

Un día a las 6 de la mañana nos subimos al rápido y partimos…

Una vez más viajante sin camino, haciendo camino al andar. la aventura continua.

HASTA LE VICTORIA SIEMPRE. ADRIAN CARDOZO ESNAY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: